jorge horacio richino
 

   Jorge Horacio Richino

Escritor de la Web.

Dejando huella en Internet.
VOLVER A LA PAGINA INICIAL
Título 2
Título 3

       SECCIÓN 2
Título 1
Título 2
Título 3
Título 4

SECCIÓN 3
Título 1
Título 2
Título 3
Título 4
Título 5

SECCIÓN 4
Título 1
Título 2
Título 3
Título 4
Título 5

Título 6


     

            Jorge Horacio Richino, hijo de Carlos Richino y Juana Verdaguer, nace en 1945 en el barrio de Almagro, Ciudad de Buenos Aires, y al poco tiempo -cuando apenas contaba con dos meses de edad- sus padres se mudan al barrio de Floresta, de la misma ciudad, y es allí donde transcurre toda su infancia y su juventud.

    Completa sus estudios primarios en la Escuela Emilio Jiménez Zapiola, y secundarios en el Colegio Nacional nº 17 "Primera Junta de Gobierno" y Colegio Nacional "Justo José de Urquiza" (todos situados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires); e inicia estudios terciarios intentando realizar la carrera de Doctorado en Letras, en la UBA, pero debido a que ya estaba empleado en una importante institución pública de la Provincia de Buenos Aires; por razones de distancia y superposición de horarios, le es imposible continuar el mencionado ciclo, debiendo abandonar el mismo.

    En la institución donde se encontraba trabajando, mediante la realización de cursos de capacitación y exámenes, va accediendo a cargos de mayor jerarquía y debido a ello recorre algunas ciudades del interior de la provincia y muchas zonas del conurbano bonaerense, donde debe afincarse junto a su familia (su esposa y tres hijos) siempre por cuestiones relacionadas con su actividad.

En la actualidad -y a la par de otras tareas- está dedicado a la profundización en el estudio de la historia, la literatura, y la poesía, y tiene por objetivo llegar a los navegantes de la web con algunos de sus escritos y poemas.

Está abocado a culminar su nuevo libro, donde se enlazarán una serie de temas que tienen que ver con el arte de las letras, la profundización en la espiritualidad, el conocimiento del ser interior y la relación de éste con el universo y los nunca accesibles -hasta el momento- secretos de la existencia humana.

Sosteniendo la teoría que jamás hay que aferrarse definitivamente a lo que está dicho y se da por verdaderamente cierto, sino más bien, y aunque la tarea pudiera demandar un tiempo, quizás infinito; insistir en buscar la verdad de todas las cosas en el interior de uno mismo y alentar a todos a la práctica de este método.