Pudo ser algo hermoso
Volver

Pudo ser algo hermoso


Pudo ser algo hermoso
pero el destino ya estaba marcado.

Me dejé llevar por su dulce sonrisa,
su nombre era tan angelical como lo era ella
y me supo comprar con su maravillosa
estampa de mujer y su adorable carisma.

Tuvimos una cita en su apartamento
donde me sentí embriagado por la calidez del lugar,
y el maravilloso perfume
que a su piel tenían todos los ambientes.

Supe allí de su ternura,
pero también de su indomable carácter
y su arrolladora personalidad;
rasgos que la hacían tanto indócil y salvaje,
como alegre, dulce, y cariñosa a la vez.

Tuvimos una historia...
una historia que quedará
en el recuerdo de este universo
misterioso e inmenso, que poco a poco
el transcurrir del tiempo se fue devorando
y se lo llevó consigo,
donde la luz se transforma en oscuridad
y los recuerdos se convierten en nada.

 



Jorge Horacio Richino (autor) en Buenos Aires a los 25 días de abril de 2007 - (Todos los derechos reservados)

 

Volver

Este poema se encuentra publicado en una o más de las siguientes páginas:

http://citylove.blogcindario.com  http://todosirve.blogcindario.com  http://elangel.blogcindario.com  http://citylove.blogdiario.com